Productos envasados al vacío en crudo que se cuecen a baja temperatura en su propia bolsa, sin agua y con un punto de sal.

Este procedimiento conserva mucho mejor las características naturales del producto (aroma, sabor, nutrientes) ya que no se evaporan ni se diluyen con la cocción tal y como pasa en los procedimientos tradicionales.

La ausencia de oxígeno en el envase y la cocción elimina los microorganismos y gracias al abatimiento de temperatura estos no se vuelven a desarrollar.

Esto permite una muy larga conservación en condiciones óptimas sin necesidad de utilizar conservantes de ningún tipo siempre que se mantenga en el frigorífico a temperatura de 4º C.

PRUEBA LAS NOVEDADES